GIMNASIA PARA NUESTRA MENTE

Leer es para nuestra mente como para nuestro cuerpo ir al gimnasio.

Siempre se ha dicho que leer nos transporta fascinantemente en el tiempo y el espacio; pero ahora sabemos científicamente que mejora las funciones cerebrales; eso es una ventaja muy grande para que tengamos ese excitante hábito y lo inculquemos en nuestros hijos.

Con los niños es bueno crear un ambiente agradable y de bonitos colores, con sillas cómodas para que se inicien viendo libros con muchas imágenes y gráficas; que los irán transportando a mundos mágicos.

Al leer regularmente, nuestro cerebro crece, nuestra mente adquiere más velocidad, nuestra memoria se activa, y lucha contra el temible alzhéimer.

Es muy importante proporcionar a nuestros hijos, inicialmente, libros que sean divertidos; y ellos también tienen el mismo derecho de los adultos, de dejar un libro cuando es aburrido o no les causa interés. Existe el peligro de perderse un lector potencial, cuando les insistimos a nuestros pequeños y jóvenes, en que sigan leyendo un ladrillo, que no les trae ningún beneficio.

Pero como adultos, debemos dar ejemplo, también en la lectura. Nuestros pequeños, al vernos leyendo entretenidamente se les abrirá un camino, que querrán explorar.

Les proponemos un ejercicio de familia, bien interesante; y es en la mesa o sitio de reunión habitual, contar parajes de lecturas, que consideran de interés para todos; y el ejercicio se podrá ir madurando, hasta que todos los miembros de la familia puedan ir participando con su propia experiencia.

TOP